Medallas

A pesar de que existen varios modelos, el Reglamento de la corporación define a la medalla de la siguiente manera:

Está formada por la Cruz de San Juan Bautista, de siete centímetros de ancho y de alto, en cuyo centro de inserta una forma ovalada que mide cinco centímetros de alto por cuatro y medio de ancho, que reproduce por uno de sus lados la imagen hasta medio cuerpo de María Santísima de la Amargura y, por el otro, hasta medio cuerpo, a Nuestro Padre Jesús del Silencio.

Ambas caras se consideran principales y contienen el mismo labrado en el óvalo que rodea a las imágenes representadas. Forma parte del labrado en la parte superior, por la cara donde se representa al Señor, el Cáliz con la Sagrada Forma; mientras que por la cara de la Virgen, en su lado derecho según se mira, está dispuesta el águila representativa de San Juan Evangelista, y en el izquierdo la Cruz de la compañía de las Hermanas de la Cruz, ambos titulares de la hermandad.

La medalla cuelga de un cordón rojo y blanco y está confeccionada en metal blanco, si bien puede utilizarse en casos especiales en oro, plata o plata sobredorada.